Afiche / imagen

La Gestión de Campus se basa en el desarrollo de prácticas universitarias articuladas.

En este sentido, se trata de prácticas de gestión a fin de integrar las acciones en los distintos servicios universitarios, generando valor añadido neto a los recursos existentes, aumentando la eficiencia de las acciones y recursos. De tal modo se apunta la creación de espacios transversales físicos y tecnológico, eliminando duplicaciones y fortaleciendo los servicios comunes. Para ello, es necesario desarrollar un análisis de los flujos y entornos universitarios existentes, identificando oportunidades de conexión y desarrollo de prácticas integrales. Implica la organización por áreas temáticas y de desarrollo, mejorando el flujo y entornos a partir de una mirada ecológica.