Skip to main content
Publicado el
Afiche / imagen

En la Facultad de Información y Comunicación (FIC) está haciendo sus aportes a la comunidad universitaria en particular y a la sociedad uruguaya en general, ante la epidemia del nuevo coronavirus en nuestro país y de acuerdo a lo dispuesto por el Rectorado de la Universidad de la República (Udelar). Aquí compartimos las medidas de protección personal para los profesionales de la información como los archivólogos y bibliotecólogos.

Conservación Preventiva y Gestión de Riesgos en el Patrimonio

En tiempos del nuevo coronavirus que provoca la enfermedad COVID-19, las medidas adoptadas para la protección de las personas (uso de tapabocas, guantes, etcétera) son las mismas recomendaciones que se tienen en cuenta para el desarrollo de los procesos de conservación preventiva y gestión de riesgos en unidades de información.

Dentro de los riesgos en la salud de los trabajadores de archivos y bibliotecas, se encuentran los agentes biológicos como virus, bacterias, hongos o ácaros. Quienes se desempeñan en unidades de información conviven a diario con condiciones dadas por el propio soporte, las que suelen agravarse por condiciones ambientales inadecuadas y por desconocimiento de la protección personal a ser utilizada en la tarea.

Estudios internacionales manifiestan que este coronavirus permanece en suspensión sobre papeles y cartones 24 horas y con capacidad de infección sobre plásticos entre 48 y 72 horas, lo que motiva la toma de medidas preventivas una vez regresemos a nuestras unidades de información.

A continuación compartimos las recomendaciones para el servicio de préstamo en bibliotecas y archivos, sabiendo que estas medidas de protección sobre el uso del material bibliográfico o documental también pueden aplicarse con los libros y documentos personales y familiares:

Realizar la recepción del material bibliográfico y documental con guantes descartables puestos. Ante cada recepción, el uso de guantes descartables es indicado para no tocar con nuestras manos el material que es devuelto. Esto facilita continuar con el proceso de recepción y desalienta a llevar nuestra manos a la cara (boca, nariz, ojos, oídos). Debe tenerse en cuenta que si bien el uso del alcohol en gel reduce el impacto de contagio del coronavirus, su utilidad en el momento de la recepción del material bibliográfico o documental no es eficaz.

Si el libro está forrado con PVC: retirar el forro y desecharlo.

Desinfectar el material con alcohol al 70% (solución de 70% de alcohol etílico y 30% de agua preferiblemente de filtro o embotellada sin gas para evitar el cloro que en algunas zonas puede ser dañino). La aplicación se hará con dos o tres disparos de difusor (gatillo) en ambos lados del libro y los cantos, teniendo mucha atención a que el difusor sea de bruma (suspensión de partículas diminutas) y no de llovizna o gotas.
Colocar los materiales documentales (libros, publicaciones, expedientes, legajos, etcétera) en un carro y en una zona alejada del resto del fondo o colección documental. Permanecerán allí por 24 horas antes de regresar al estante o volver a préstamo.
Si se trata de cajas plásticas de CD, DVD o VHS: separarlas del resto del material bibliográfico. Desinfectar de igual modo que los libros y dejar en cuarentena 48 horas.

Descartar los guantes y limpiar las manos con alcohol en gel o preferentemente lavar con jabón.

Regresar el material a su estante de guarda.

Ante la duda, se aconseja que no se realicen intervenciones sobre el material y se realice la conslta a través del correo electrónico del grupo CSIC Conservación Preventiva y Gestión de Riesgos en el Patrimonio: conservaciónpreventivauy@fic.edu.uy y de su referente académica María Laura Rosas: marialaura.rosas@fic.edu.uy.

Compartir esta noticia